nuestra palabra

SEMILLAS PARA REDIRECCIONAR Y FORTALECER AL CRIC

Este documento fue realizado previamente al XIV Congreso del CRIC para aportar a las reflexiones y análisis en Kokonuko. Documento de inspiración que nos invita "a todos y todas a soñar con libertad y consciencia milenaria, para debatir las directrices de trabajo y colectivamente construir las propuestas que sean necesarias y pertinentes en cada uno de los puntos que recogen los problemas que hoy estamos padeciendo"...
 
 
*Del Bastón de Autoridad:
 
Algunos cabildantes vienen usando el Bastón de Autoridad pero para violentar a nuestra Madre Tierra, cuando en un desmedido Abuso de autoridad, con el Bastón picotean sobre la Tierra pero para sobreponer los intereses y voluntad personal, desde el supuesto que la Comunidad delegó toda su autonomía para mandar o imponer autoridad. En especial este error político lo cometen algunos gobernadores.
 
Otros compañeros sienten vergüenza y timidez de llevar el Bastón o si lo cargan, juegan apuntando como si fuese un fusil. Estas conductas antes que educar, desdibujan la imagen de la verdadera autoridad. Este tipo de equivocaciones, también contribuye a la pérdida de credibilidad y de legitimidad, tergiversando el concepto de autoridad y alimentando errores de autoritarismo olvidando además, que el Bastón simboliza a nuestros Espíritus Guardianes Cósmicos Ancestrales. También para el hombre el bastón es la autoridad de la mujer y para las mujeres representa a su compañero y por tanto orientamos:
 
Siempre y en todo lugar, cada cabildante, debe portar el Bastón de Autoridad con verdadera sabiduría, pero sabiduría quiere decir, con humildad y nunca con la prepotencia del dominador, porque antes que jefes que esclavizan a sus comuneros, los cabildantes y consejeros, son voceros pero de los intereses colectivos y deben poner en práctica los principios de armonía, equidad, respeto, unidad, territorio identidad y de autonomía. En adelante se debe evaluar en cada territorio, la conducta de las autoridades y también poner control interno a las personas que sin ser autoridad, vienen usando el Bastón pero con propósitos muy diferentes a nuestros sueños de Liberación de la Madre Tierra.
 
* No al caudillismo, ni tanta dependencia:
 
Hay un marcado distanciamiento del Cabildo y de la Consejería del seno de su propia familia y comunidad. Estas tendencias aislacionistas son un error político que alimentan las posiciones centralistas, aparatistas y caudillistas. Es por esta razón que las autoridades ni consultan a sus comunidades y toman decisiones en nombre de sus bases, sembrando de esta manera, su propia muerte política. Ya no se visita a las familias como se hacía antes, incluso algunos convocan pero radialmente o por otros medios electrónicos. El facilismo junto con el consumismo, actualmente son una seria amenaza a nuestro sentido de identidad y de pertenencia territorial. Con toda esta crisis social y cultural, podemos considerar: “Indio que habla de proyectos, de gestión y de contactos, es un indio sospechoso”. Analicemos a fondo lo siguiente: Indio sin tierra, no es indio. Con tierra pero si no la trabaja, no es indio. Si trabaja la tierra pero no se armoniza con los Espíritus Guardianes y por el contrario la destruye y la contamina; tampoco es indio.
 
También sabemos que con hambre y dependencia, jamás habrá autonomía. Por esta razón orientamos: A dar especial prelación al trabajo de base, por parte de quienes trabajan en los niveles local, zonal, regional y nacional. Trabajo de base, significa ir dinamizando y orientando de familia en familia, comunidad en comunidad, con el fin de recuperar la confianza y fortaleza que el CRIC tuvo en las primeras etapas de vida. No se trata de llevar todo predefinido a las familias. Hay que saber escuchar, saber sentir y saber construir desde el corazón de las comunidades, es decir, el método de trabajo, es y debe ser siempre de abajo hacia arriba.
 
* Rodear y cuidar siempre a nuestra organización:
 
Perdimos el sentido y el valor de una evaluación de nuestro proceso: La crítica y la autocrítica permanente, son parte integral del método de trabajo: En este proceso nadie es intocable. Invitamos a evaluar siempre y en todo lugar, pero repensando y asegurando los espacios adecuados, los tiempos, los conceptos y sobre todo garantizando un debido proceso. Recordemos: Nuestra organización CRIC, es un espacio amplio de construcción permanente y de carácter colectivo. Esta última característica, significa que hay que re-direccionar el rumbo de nuestra organización. Se presentan casos en que dos o tres, incluso los mismos de siempre, hablan en todo lugar y luego presentan las ideas de ellos como la vos, como la posición o la propuesta de todos-todos. Esta forma de actuar por muy sana y coherente que sea la idea, no está bien para nuestro proceso. La manipulación hay que combatirla siempre y en todo lugar, venga de quién venga. Si no abrimos los ojos, se puede repetir lo que ya nos pasó con la finada ASI o la misma Cooperativa CRIC. Fuerzas oscuras se tomaron la dirección de nuestros espacios para usufructuar ellos, lo que con tanto esfuerzo construimos todas y todos.
 
* La diversidad cultural es nuestra riqueza y no un estorbo:
 
 Cada pueblo somos semillero de una historia milenaria: Los planes de vida deben proyectar el fortalecimiento de las raíces de identidad cultural, porque para nosotros la diversidad cultural es parte estratégica de las pedagogías y de los conocimientos propios. Esto no significa que en nombre de la diversidad y de la autonomía, procedamos a romper los procesos de unidad de los pueblos. Desde que nace el CRIC su estructura se construyó respetando áreas geográficas que llamamos zonas. No está bien patrocinar la división o rompimiento de la estructura CRIC en sus primeros 40 años de vida, sin un previo debate sereno y ante todo respetuoso con los procesos de construcción de unidad. Recordemos que por ser diversos, y por plantear otros intereses diferentes a los de la dominación, somos sistemáticamente excluidos y ante el racismo tan marcado y que sigue vigente; solos, cada uno por su lado, no podemos. Desde ya hay que superar los brotes de división interna entre CRIC y la ACIN, entre Totoró y COTAIDOC por mencionar algunos casos relevantes. Creemos que la cohesión interna junto con el fortalecimiento de las semillas de unidad y de alianza con los otros sectores sociales, es nuestro camino de esperanza y de dignidad.
¨
* De la Interculturalidad:
 
 En el proceso de nuestro movimiento indígena la interculturalidad debe ser para dignificar nuestro proceso. No se trata de dejarnos absorber por la sociedad dominante en nombre de la interculturalidad y de la globalización. Es urgente madurar políticamente para dar ejemplo de diálogo y de concertación, pero actuando en igualdad de condiciones como siempre lo decimos: Actuando de Igual a Igual. De Gobierno a Gobierno. De Autoridad a Autoridad. La interculturalidad, es uno de los caminos para re-negociar el poder, pero poder para nosotros es recuperar las semillas de esperanzas, poder es fortalecer la capacidad de admiración del otro, pero sin sentirnos inferiores a ellos. Poder es también la capacidad de transformar las realidades abstractas en realidades concretas. Poder es saber cuidar las semillas de felicidad. En este orden de ideas, la interculturalidad es como el puente que nos permite transitar en el mundo del otro, es decir, aproximarnos a conocer desde adentro al otro y no descalificar por descalificar el pensamiento de los otros, solo por el hecho de ser diferentes a nosotros. Lo fundamental es comprender que negando nuestro origen o cambiando nuestro pensamiento milenario, no vamos a escaparnos de las garras del enemigo. Esto no significa un miedo al cambio, porque malo es cambiar sin darse cuenta que hay un cambio: Cambiar sin saber lo que se está ganando o se está perdiendo, que por tanto: Hay que controlar los cambios, es decir, aplicar la malicia y la autonomía, ahora, siempre y en todo lugar.
 
* Actuamos como con cabeza prestada:
 
 Este planteamiento no tiene nada que ver con errores políticos tendenciosos cargados de discursos puritanistas o fundamentalistas. Tras 520 años de invasión, es casi imposible la pureza. El CRIC es una organización joven, sin embargo, tenemos siglos de tradición de resistencia  Es esta vos de la experiencia la que nos da la certeza de invitarnos a repensar nuestro propio actuar. Dicho en otras palabras, no hay que pedirle permiso a nadie para ser lo que somos. Aparentando ser como el enemigo, jamás seremos libres. Seremos libres si primero sentimos, caminamos y pensamos desde el corazón milenario. ¡Ahora no!  No es hora de doblegarnos por nada. ¿Hasta cuándo seguir prestando hasta nombres de extranjeros para nombrar a nuestras hijas e hijos?  Recordemos: Nadie nos regala Autonomía: Somos nosotros quienes batallando sin descanso y con inteligencia construimos día a día poder y dignidad. Por lo anterior con firmeza reiteramos: Nuestros cuerpos también son territorio, pero para Liberar la Madre Tierra, debemos pisar fuerte y cerrar el paso a las multinacionales. Si somos hijos de la tierra; no la entreguemos, no la traicionemos ni la ultrajemos. Lo que hagamos contra ella, lo hacemos contra nosotros mismos. ¿Si creemos que el dinero es más importante que la vida misma, para qué perdemos tiempo organizándonos? Nosotros no tenemos el derecho de cortar la posibilidad de vida a las futuras generaciones. Recordemos: Abrir las puertas a las multinacionales es matar la Madre Tierra. Ella ya se encuentra enferma y es nuestro deber, cuidarla y venerarla hoy y siempre. ¡Ya no más cabeza prestada!. Pensemos pero sintiendo desde el corazón a nuestros ancestros milenarios. Recordemos que en el tiempo de antes, poco conocíamos de niños abandonados; embarazos a temprana edad; abortos; suicidios; tráfico de órganos; niños organizando pandillas de atracos; prácticas satánicas; drogadicción; alcoholismo; niños desnutridos; niños reclutados; enfermedades infectocontagiosas; niños y niñas violadas y niños discapacitados excluidos y maltratados por sus propios padres. Ante este nuevo panorama, nuestro reto es salvar la naturaleza, pero para salvarla, hay que salvar primero la armonía en cada uno de nuestros hogares y entonces si asegurar fuerzas para seguir luchando por un equilibrio social verdaderamente duradero.
 
* Ritmo, Sentimiento y Pensamiento Propio:
 
 Ya se ha reiterado la necesidad de dar coherencia a nuestro discurso. Incluso en eventos internacionales se señala la importancia de la espiritualidad milenaria. Es claro que el enemigo juega con nuestros conocimientos y lo usa en nuestra contra para debilitar y bloquear nuestro proceso convirtiendo a nuestros sabios en lo que conocemos como brujos ejercitando conocimientos pero de hechicería para debilitar nuestros esfuerzos de fortalecimiento interno. Consideramos entonces, que no solo hemos perdido el territorio, pues también tenemos que recuperar nuestros conocimientos milenarios. Perder el horizonte de dignidad y de autonomía, es fácil…¿o por qué ya ni promovemos los rituales? Hoy leemos proyectos y más proyectos; pero poco estamos leyendo la vida, los sueños y mucho menos leemos el lenguaje de la madre naturaleza o significados de los mismos tejidos y petroglifos. Existen ya algunas experiencias sobre calendarios propios. Ese es el camino de dignidad y de esperanzas otras. Desde el más niño hasta el más anciano, compañeras y compañeros: Son todos invitados desde ahora, a soñar, a caminar y a actuar como Guerreros Milenarios, por los senderos de la ciencia milenaria. Ya no más envidia, no más traición, no más avaricia, no más humillación, no más individualismo, no más prepotencia, no más odio y no más hechicerías que hieren y hacen marchitar la flor de la felicidad, porque si seguimos con mente y actos ponzoñosos, infectamos además, la flor de nuestra misma vida.
 
* Organizaciones Paralelas:
 
 La dominación o también llamado “el establecimiento”, recurren a diversas estrategias, procurando debilitar y acabar con la fuerza y cohesión interna del CRIC en su conjunto. A lo largo de la historia del CRIC, conocemos intentos de destrucción de nuestra organización. Lo importante es reconocer y comprender que el CRIC no son las oficinas ni la consejería o los cabildantes. La fuerza de la organización está en la familia, en la espiritualidad y en nuestra propia inteligencia. Si generamos y realimentamos las alternativas de cohesión, de solidaridad, sostenibilidad, de equidad, de respeto, de escucha y mejoramos los niveles de reciprocidad, de justicia, de diálogo y de hermandad; jamás podrán destruir la fortaleza de nuestra organización. Nuestra seguridad y esperanza de vida, no la dan las armas. Es la organización, es la claridad, es la capacidad de acción y es la disciplina de proceso la que nos conllevan hacia senderos de dignidad y de autonomía.
 
* La Institucionalidad y el Camino Electoral:
 
 Cuando nació el CRIC, había plena claridad de la necesidad de incidir los diversos espacios institucionales. Esta tarea está sin desarrollos contundentes. Desafortunadamente, hay una preocupante desviación de los llamados líderes o representantes que entran a ocupar los diversos espacios de la institucionalidad. La meta no era asegurar únicamente el salario de la persona; sino de avanzar a re-significar las instituciones bien sean estatales o privadas. Cuando se nos dice: “la ley no lo permite, eso no se puede”; lo que estamos es acomodándonos dentro del sistema dominante. Es la manera de agachar la cabeza, es decir, de rendirnos, es entregarnos al enemigo, es como traicionar el proceso que tanta sangre a cobrado para lograr su crecimiento. Hay que trascender y dar el paso hacia la construcción del país donde quepamos todos En este sentido y en nombre de tantos caídos, invitamos a una Desobediencia Civil. “Si actuamos todos como uno solo, nadie puede detenernos”. Es legal y es legítimo, lo que toda la gente reunida analiza y luego aprueba. ¿Quién sigue así creyendo que por las buenas cambia la vida, y espera que lo haga el mismo lobo que te asesina? ¿Por qué hay gente que se cree más grande que el mismo Movimiento Indígena? ¿Una persona que abusa del poder o se manda sola, será que si respeta y piensa como verdadero indígena? ¿Nuestra organización CRIC, se creó para conquistar intereses individuales o intereses colectivos? Corrijámonos internamente: Todas las personas sean Concejales, Diputados, Senadores, o cualquier otro cargo de representación comunitaria, en adelante deben ser llamados a rendir informe de trabajo en espacios de Juntas Directivas o de asambleas y no seguir actuando como ruedas sueltas.
 
* Del narcotráfico en nuestros territorios:
 
Donde mandan las personas que más dinero mueven, no hay procesos de libre determinación de los pueblos. Por el contrario el dinero fácil, siembra desconfianza y guerra, porque tras la prepotencia y el dinero, se mueve la ley de las armas y la ley de la mentira, la violencia y la miseria. Bien es sabido que a más dinero en la comunidad, mayores son los niveles de dependencia, de corrupción y de violencia  en el territorio. A más dinero, más contaminamos y más nos alejamos de la ley de origen, es decir, nos divorciamos de la espiritualidad propia. No es posible ordenar la casa, sin antes ordenar nuestro débil corazón. Aún estamos a tiempo: No esperemos que el día de mañana, sean nuestras propias hijas a quienes les toque vendar su cuerpo, para resolver sus necesidades. Estamos a tiempo para ir frenando el impacto de este tipo de economías que rompen con la armonía de las comunidades. Sería vergonzoso que sean nuestros hijos organizados no en la guardia, sino en bandas de atracadores para derrochar dinero en las cantinas. Sólo con semillas propias y plan de vida inteligente, es posible vivir con dignidad.
 
* Diálogos, sueños y procesos de paz:
 
 Si nuestra Madre Tierra sigue enferma, jamás habrá paz en nuestras comunidades. No parimos hijos para la guerra. Desde siempre hemos exigido la desmilitarización de lado y lado. Nos retamos a fortalecer la Guardia Indígena porque es el lenguaje de la palabra y de la inteligencia para una salida negociada al conflicto. Niñas, niños,  jóvenes y todos-todas, somos amigos de la alegría y de la vida. Frente a tantas leyes de despojo, nos retamos a hacer respetar nuestro cuerpo, porque nuestro cuerpo también es territorio, y por nuestra dignidad y felicidad, desde ya con fuerza reiteramos: Ni una sola mujer más violada, ni aquí, ni allá. Con la Madre tierra enferma y nuestra familia destrozada, sólo hay soledad tristeza, pero esto no es nuestro plan de vida. Sonreímos y abrazamos con fuerza al rocío de ternura y de amistad profunda y duradera, porque queremos ver florecer de nuevo la flor de la confianza y del entendimiento y de la libertad en los territorios ancestrales. Que en todos los rincones de la Madre Tierra, la Estrella más lejana nos ilumine siempre. Por estos propósitos de Liberación de la Madre Tierra y de dignificación del cuerpo de la mujer: Hombres y mujeres -todos juntos-, chonta en mano sembremos justicia y equidad. No más violencia sexual ni humillaciones degradantes en nuestras comunidades. No más machismo, porque son vicios externos y mientras exista el patriarcado deshumanizante, la tierra seguirá herida y triste  ¿Cómo construir buen vivir comunitario cuando las venas de la madre tierra están rotas, sus huesos destrozados y su corazón herido, pero igual que a la tierra, a las mujeres no se las escucha pero su cuerpo esta siento objeto de guerra, de dominación y de exclusión?
 
Así mismo nos preguntamos cuál autonomía y cuál paz, si después de dedicarle tanto esfuerzo y tiempo a la organización, pero finalmente, cuando ya estamos avanzados de edad, tenemos que depender económicamente y la compañera es entonces la mendicidad y el abandono y no la responsabilidad y la solidaridad del CRIC? ¿Cómo se conjuga liberación de la madre tierra con liberación de nuestros cuerpos, tanto de hombres y mujeres? Recordemos compañeros: Si protegemos a las mujeres, también estamos protegiendo a nuestra madre tierra. Es prioritario entonces, fortalecer equipos de apoyo en todos los niveles, para oxigenar el punto 10 del programa de lucha del CRIC.
 
Otro problema grave es cuando salimos a marchas y corremos con mala suerte, entonces,  tenemos cantidad de compañeros lisiados pero la organización los abandona. Lo mínimo es que la Consejería concrete las respectivas demandas y asegure seguimiento a la acción jurídica, para que el Estado asuma responsabilidad por sus excesos de uso de la fuerza militar.
 
También se viene USANDO las marchas o los cargos de consejería como trampolín electoral. A espaldas de los lisiados, buscan acrecentar la fama y solucionar pero el bolsillo individual, mientras las comunidades día a día, con tristeza, sentimos derrumbarse nuestra organización. En este sentido, fortalecer el CRIC,  sería saber gobernar, es decir, tener respuestas concretas a estas inquietudes, pensar y actuar con la luz del corazón, desde la razón, con verdadera armonía, con la inteligencia milenaria y con el equilibrio social que la tierra está esperando de todas y todos nosotros.
 
* De los Sistemas, Procesos y Estructuras:
 
En general, la tendencia es replicar el asistencialismo. La tarea de descolonizar el pensamiento es una actividad que está a medio camino. Se habla de crear caminos alternos, sin embargo, pesa demasiado lo externo en las actividades cotidianas de nuestros programas. Lo que no pudo hacer el gobierno hoy parece hacerlo el mismo CRIC. Re-direccionar el CRIC, sería, no depender de asesores institucionalistas y gobiernistas, bien sean estos indígenas o no indígenas. Se requiere personal con visión y con criterio de autonomía. Por ejemplo el gobierno nos está cortando las alas a la jurisdicción especial indígena cuando el gobierno limita o quita ciertas funciones o competencias a los cabildos. Esta es otra manera de acabar con los cabildos y hay que ser contundentes en la construcción de autonomía en nuestros territorios.
 
En el caso de la educación, no se está dimensionando presupuestos para lo no escolarizado, cuando en la realidad aprendemos más por fuera de las clases. Tenemos procesos como los de Mayores, Jóvenes, Guardia Indígena, Mujer y Capacitación y otros que no son escolarizados y su impacto es muy positivo en términos organizativos y políticos, sin embargo, no se está negociando financiamiento para posibilitar la consolidación de estos procesos. Si bien decimos la educación va desde antes de nacer hasta después de la tumba, los presupuestos no se han pensado para este concepto de sistema educativo propio. ¿Entonces a qué es lo que llamamos PEC, si seguimos alimentando el modelo impuesto? Es decir, llamamos PEC pero en esencia seguimos haciendo PEI Hay que repensar el enfoque del programa Primera Infancia: No está bien patrocinar la idea de seguir escolarizando a los niños desde la primera infancia. Por ejemplo: Ya se ha dicho que los niños no deberán ir a la escuela antes de los 7 años de edad. Hacer lo contrario es institucionalizar el CRIC en nombre de la autonomía. ¿Por qué nos da miedo a fortalecer los espacios propios de educación no escolarizada que cada cultura desarrolla? ¿Cuándo vamos a romper el cascarón del sistema impuesto? ¿Pero cómo consolidar los sistemas organizativos nuestros, cuando cada dos años estamos cambiando de personal, sin considerar la ruptura de los procesos, además, de los costos que implica formar una persona? Pero además, cuando elegimos, casi siempre lo hacemos replicando viejos vicios de la cultura de corrupción, es decir, hacemos rosca, violentando sin respeto los criterios que hemos venido creando a lo largo de la experiencia de nuestro proceso.
 
Si ya no creemos en lo ancestral y no vivenciamos lo propio, seguiremos perdiendo autoridad tanto en la casa, en la comunidad, en la organización y en el terreno espiritual, mientras las fuerzas externas seguirán reclutando a nuestros jóvenes, seguirán tomando fuerza los productos alucinógenos, los medios de comunicación triunfaran creando más crisis de identidad, y los diversos programas seguirán cooptando a la juventud para otros fines distintos a nuestros planes de vida. Ya es hora de ir perfilando políticas para la música y la danza en contraposición al modelo impuesto. Urge en este sentido, re-direccionar la política de nuestras Emisoras Comunitarias y repensar el buen uso de los medios tecnológicos que disponemos en nuestras comunidades.
 
Finalmente, preguntarnos por qué hoy ya no recuperamos tierras, pero antes que dar respuesta rápidas a esta pregunta, también hay que evaluar qué ha pasado con las tierras ya recuperadas. ¿Por qué hoy hablamos de Liberar la Madre Tierra? ¿La paz se construye desde adentro o esperamos que el gobierno solucione a su manera nuestros problemas?.
 
Compañeras y compañeros: Este congreso es de carácter Evaluativo, Legislativo y Operativo, por lo tanto, concentrémonos a construir las propuestas más contundentes desde el corazón de las comunidades, porque estamos a tiempo para evitar  y actuar con responsabilidad, antes que nuestra organización se nos derrumbe.
 
ES JUNIO AÑO NUEVO Y LOS DIVERSOS PUEBLOS, SEGUIMOS SEMBRANDO ESPERANZAS PARA LAS FUTURAS GENERACIONES, BUSCANDO DIGNIFICAR NUESTRO TERRITORIO CON TODA SU INTEGRALIDAD.
 
(PROGRAMA FAMILIA CRIC, proyectando desde siempre el sentir de las Mujeres, los y las Jóvenes, los y las Mayoras).

Add comment

Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN CXAB WALA KIWE - Territorio del Gran Pueblo correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Calle 3 - 7 A 20. Telefax: (2) 8290958 - (2) 8293999 Santander de Quilichao - Cauca – Colombia. Desarrollado por Gustavo Ulcué Campo Nasalucx Comunicaciones